Transformando desafíos en oportunidades: razones por las que sigue siendo rentable invertir en fotovoltaica sin subvenciones

A finales de 2023, concluyó la convocatoria de subvenciones Next Generation destinadas a impulsar proyectos de autoconsumo fotovoltaico. Ante esta noticia, cabría pensar que la rentabilidad de las inversiones en esta área ha disminuido notablemente. Sin embargo, algunas novedades en el entorno de mercado, como la reducción en los costes de los principales componentes, han contrarrestado el efecto negativo del cese de estas subvenciones. Además, las deducciones fiscales en comunidades autónomas como Navarra y Euskadi continúan siendo relevantes.

¿Cómo ha variado la rentabilidad sin las subvenciones?

La situación del sector fotovoltaico ha experimentado cambios significativos desde 2022. Uno de los principales es la discontinuidad de los fondos Next Generation desde el 31 de diciembre de 2023. Esta situación ha llevado a las empresas a percibir las instalaciones fotovoltaicas como una inversión menos atractiva.

En este escenario, exploraremos cómo ha variado la rentabilidad de las instalaciones fotovoltaicas desde 2022 atendiendo a dos variables: la existencia o no de subvenciones y la disminución experimentada en el coste de los principales componentes en los últimos dos años.

Para aislar estos efectos parciales sobre la rentabilidad de las inversiones en autoconsumo fotovoltaico industrial, creamos un caso económico genérico en el que mantenemos todas las variables constantes, a excepción de las dos variables mencionadas. Suponemos una instalación con una vida útil de 30 años y una potencia instalada de 1000 kWp para el autoconsumo del 100% de la energía producida, tanto para 2022 como para 2024. Además, asumimos los mismos ahorros netos para ambos años (misma radiación de 1.100 kWh por kWp de potencia instalada y mismo precio de valoración de la electricidad de 10 céntimos de euro por cada kWh autoconsumido). Simplificaremos el caso omitiendo la deducción fiscal, ya que esta dependerá del territorio en el que se ubique la empresa.

Por ende, el precio de la instalación y la presencia o ausencia de subvenciones son los factores determinantes de la variación de la rentabilidad en los escenarios de 2022 a 2024. Expondremos los resultados en términos de cómo ha evolucionado la rentabilidad, seguido de una explicación detallada sobre los motivos que han conducido a estos resultados.

Fuente: Solarfam Ingeniería

Podría pensarse que la falta de incentivos fiscales hace que estas instalaciones sean menos rentables que antes. Sin embargo, el abaratamiento de los componentes ha reducido el coste total de la instalación, incluyendo el impuesto sobre construcciones.

Es lógico pensar que actualmente, sin subvenciones a la inversión, este tipo de instalaciones son menos rentables que cuando existían subvenciones en 2022 y 2023. Por el contrario, hoy en día el precio de los componentes ha bajado, de manera que el precio de la instalación fotovoltaica, y por ende el ICIO (Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras), que representa un porcentaje de alrededor del 4% sobre el precio de la instalación, es más bajo. La significatividad de esta bajada es tal, que ha conseguido compensar e incluso superar los beneficios que aportaban las subvenciones, al tener que hacer frente a una menor inversión inicial.

¿Ha afectado a todos los tipos de empresa por igual?

Como recordaréis, el programa Next Generation hacia una distinción en la cuantía de la subvención según el tamaño de empresa: un 15% para las grandes empresas, un 25% para las medianas y un 35% para las pequeñas. Por consiguiente, considerando ahorros netos anuales similares para las tres, las grandes empresas soportaban una mayor inversión inicial, seguidas por las medianas y, por último, las pequeñas. Esto se traducía en una rentabilidad menos favorable para las grandes empresas en este escenario particular.

Queremos destacar que las grandes empresas son las más beneficiadas en esta situación, dado que partían de un porcentaje de subvención menor en el pasado. Por lo tanto, la falta de disponibilidad de subvenciones en la actualidad no les penaliza en la rentabilidad de su inversión de la misma manera que penaliza a las medianas y pequeñas empresas. Esto, combinado con el ahorro en el precio de la instalación por la bajada en el coste de los componentes principales (el cual es el mismo para los tres tipos de empresa), hace que las grandes empresas sean las más beneficiadas de esta situación.

La deducción fiscal como compensación

Para entender como varía la rentabilidad según la ubicación de la instalación fotovoltaica, hemos simulado un caso económico considerando los tres territorios clave para Solarfam, estos son; Navarra, Aragón y Euskadi. En estos territorios, la radiación solar varía, lo que resulta en que una misma instalación fotovoltaica, con el mismo costo de inversión, genere más ahorros anuales para las empresas en Aragón que en Euskadi, por ejemplo. Sin embargo, dependiendo de la comunidad autónoma en la que nos encontremos, podemos acceder a una deducción fiscal con cuantías diferentes.

La deducción fiscal opera únicamente en Navarra y Euskadi de la siguiente manera: la empresa que invierte en autoconsumo puede deducir un 25% del coste de la inversión en Navarra y un 30% en Euskadi, del impuesto de sociedades. Si en el año de la inversión la empresa no obtiene beneficios empresariales sujetos a tributación, puede aprovechar esta deducción hasta los 10 años siguientes.

Para comprender el efecto parcial de la radiación solar y la deducción fiscal en la rentabilidad de las inversiones en autoconsumo, te invitamos a construir el caso económico con nosotros.

Para este segundo escenario, hemos supuesto una instalación con una vida útil de 30 años, un mismo precio para la instalación fotovoltaica en los tres territorios clave, una potencia instalada de 1000 kWp y un autoconsumo del 100% de la energía producida. En la inversión inicial que debe asumir el cliente, en la que no hay subvención en ninguno de los casos, los datos (precio de la IFV, estudio estructural, etc.) son los mismos para los tres territorios. Sin embargo, dentro de estos datos que determinan la inversión inicial, hay un componente, la deducción fiscal, que difiere entre los tres territorios.

Respecto a los ahorros netos que proporciona la instalación a lo largo de su vida útil, los datos para calcular estos ahorros son los mismos para cada uno de los tres territorios, salvo la producción específica, es decir, cuánta energía será capaz de producir la instalación fotovoltaica por cada kWp de potencia instalada. En Aragón la instalación generará 1383 kWh por cada kWp de potencia instalado, en Navarra 1235 kWh y en Euskadi 1024 kWh.

Por lo tanto, la mayor inversión inicial se realiza en Aragón, al no poder beneficiarse de una deducción fiscal, seguida por Navarra, y, por último, por Euskadi, donde la inversión inicial es menor. Sin embargo, los mayores ahorros netos anuales también se obtienen en Aragón, ya que la instalación es capaz de producir más energía que en Navarra y Euskadi para una misma potencia instalada. Por la misma razón, los ahorros netos también son mayores en Navarra que en Euskadi.

Una vez conocemos esta información es necesario evaluar las rentabilidades de la instalación en cada uno de los tres territorios.

Podemos concluir que la instalación en Navarra sería algo más rentable, ya que su producción específica es mejor que la de Euskadi y además se beneficia de una deducción fiscal muy similar. Sin embargo, entre Aragón y Euskadi la rentabilidad es prácticamente la misma. Esto se debe a que, aunque en Aragón no cuentan con una deducción fiscal, la producción específica es mayor que en Euskadi, hasta el punto de compensar la deducción fiscal de la que se benefician estos últimos.

Fuente: Solarfam Ingeniería

Conclusión

En resumen, desde Solarfam queremos exponer, mediante dos escenarios generales y simplificados, cómo en la actualidad la penalización en la rentabilidad de estas inversiones, debido a la falta de subvenciones o deducciones fiscales, no siempre es tan significativa como podría parecer inicialmente, ya que existen otros factores que influyen en la rentabilidad y que pueden compensar la pérdida de los beneficios que proporcionaban las subvenciones o las deducciones fiscales.

En todo caso, es interesante estudiar cada caso particular para determinar la viabilidad de la inversión, y para ello en Solarfam contamos con un equipo altamente capacitado y comprometido, listo para asesorarte y ayudarte en tu decisión.

    ¿Cuál es tu gasto actual?

    Completando el formulario y haciendo click en “Enviar” usted consiente que el responsable trate sus datos personales para resolver su consulta o solicitud de información por correo electrónico. Puede acceder a más información y conocer sus derechos en nuestra Política de Privacidad.

    Soluciones integrales de autoconsumo fotovoltaico para empresas

    Solicita un estudio gratuito para tu proyecto de autoconsumo fotovoltaico industrial.

    • 20 años de experiencia

      Ingenieros industriales, eléctricos y técnicos con 20 años de experiencia en el sector de las energías renovables.

    • Llave en mano

      Desarrollamos proyectos llave en mano, solicitamos tu licencia de obra y te ofrecemos líneas de financiación.

    • Retorno de la inversión

      Tasa de retorno de la inversión entre el 10-20%. Coste de producción de kWh de origen solar < 3 céntimos €/kWh.